El cabello, la hepatitis.

CUIDADOS DEL CABELLO:
Lo más eficaz para mantener el cabello sano es llevar una dieta adecuada, variada y rica. La falta de proteínas y de algunas vitaminas es una de las causas principales de su deterioro y pérdida.
Aguardiente de quima contra la caída del pelo.
La caída de cierta cantidad de pelo es un proceso normal, pero cuando el pelo está débil, se convierte en un problema que puede aliviarse con este remedio.
INGREDIENTES:
1 g. de corteza de quina de Brasil (polvo de quina)
medio litro de aguardiente de orujo
1 cucharadita de sal
PREPARACIÓN:
Verter el aguardiente en una botella.
Añadir la sal y un gramo de corteza de quina de Brasil (de venta en drogerías, farmacias o herboristerías)
Cerrar la botella con un corcho y dejar 15 días en maceración, volteando cada dia para que los ingredientes queden bien mezclados.
FORMA DE USARLO:
Empapar con la palma de la mano la zona a tratar.
Masajear el cuero cabelludo con las yemas de los dedos.
Friccionarlo firmemente para facilitar la irrigación y la dilatación de los capilares y, así, permitir que se absorba el preparado.
Una vez seco, repetir la aplicación volviendo a masejear con firmeza.
Seguir el tratamiento cada noche, durante 5 minutos, hasta lograr detener la caída del pelo.

La orina y el pelo.
La orina es un remedio capilar muy antiguo. El 90% de las cremas anticaspa contienen urea (componente de la orina).
Para usarla se guarda la primera orina de la mañana.
Por la noche se humedece en ella una gasa y se unta toda la cabeza.
Se tapa con un gorro o similar y se deja hasta la mañana siguiente.

ANÍS VERDE CONTRA LOS PIOJOS:
El anís verde, además de ser un buen remedio contra los gases y el hipo, ha sido utilizado tradicionalmente contra los piojos. Este parásito sigue sin ser erradicado y cada año hay casos de piojos en las escuelas, por ello parece adecuado recordar esta antigua receta.
INGREDIENTES:
2 cucharadas de anís verde.
1 litro de agua.
PREPARACIÓN:
Hervir el anís con agua durante un minuto, aproximadamente.
Dejar reposar y colar.
FORMA DE USARLO:
Lavar la cabeza con un champú antiparasitario.
Enjuagar y aclarar el pelo con la loción preparada con el anís.

EL ANÍS:
El anís procede de Asia, aunque es una planta cultivada en toda Europa, en especial en lugares bajos de climas templados.
Florece en agosto y septiembre.
Suele utilizarse la semilla, que tiene un sabor dulce y agradable si se mastica.
Es considerada básicamente una planta digestiva, aunque también estimula el crecimiento del pelo.


COMBATIR EL CANSANCIO DE LA HEPATITIS:
Una de las enfermedades infecciosas más largas es la temida hepatitis, una inflamación del hígado causada por un virus que afecta a este órgano vital. Existen hasta cinco tipos de hepatitis, cada uno provocado por un vírus específico.
COCCIÓN DE COLA DE CABALLO.
Aunque es evidente que el control médico de la hepatitis es imprescindible, ya que se trata de una enfermedad de cierta gravedad y cuya curación suele ser muy lenta, la siguiente tisana es recomendable para los que la padecen, pues ayuda a combatir el abatimiento y cansancio que produce
INGREDIENTES:
1 litro de agua destilada.
2 pizcas de cola de caballo.
PREPARACIÓN:
Hervir el agua con la cola de caballo durante 20 minutos para que suelte la sílice que contiene.
Dejar reposar, no colar.
Verter la cocción en una jarra y conservarla en un lugar fresco.
FORMA DE USARLO:
Tomar el líquido resultante de esta cocción durante un día, repartiéndolo en tres vasos, a razón de de uno después de cada comida. Colar en el momento de ingerir y seguir el tratamiento los diez últimos días de cada mes.

COLA DE CABALLO.
La cola de caballo es una planta que crece espontáneamente en climas templados y que se recoge a finales de verano. Para su uso medicinal, se utiliza toda la planta, secándola a la sombra y almacenándola en bolsas cerradas, en un lugar seco y fresco. Tiene propiedades antiinflamatorias, por lo que es recomendable para curar la hepatitis o los problemas cardiovasculares.



COCCIÓN DE ROMPEPIEDRAS:
La siguiente tisana es apropiada para disolver la arenilla del riñón y, en general, para descongestionar el hígado o el riñón.
INGREDIENTES:
Tres cuartos de litro de agua.
un puñado de rompepiedras.
PREPARACIÓN:
Cocer la rompepiedras en tres cuartos de litro de agua de cinco a siete minutos.
Dejar reposar durante 20 minutos. NO colar.
FORMA DE TOMARLA:
Tomar a lo largo del día todo el líquido de la cocción. Colar en el momento de tomar.

ROMPEPIEDRAS.
Con el nombre de rompepiedras se conocen popularmente dos hierbas distintas. La que resulta beneficiosa para el hígado es la que científicamente se conoce como Parietaria oficinalis. Para usos medicinales se utilizan los tallos y las hojas que , en infusión, actúan como poderoso diurético.



CONSEJOS:
Para desinflar el hígado.
Los tratamientos indicados en esta página, que desinflaman el hígado, son complementarios entre si. También son adecuados para disfunciones hepáticas de cualquier otro tipo, para piedras en la vesícula, cirrosis o ictericias.

CURIOSIDADES:
LA SÍLICE.
Un mineral que no debe faltar en el organismo (en su debida proporción) es la sílice. La importancia de esta sustancia radica en que la es responsable de mantener la elasticidad de los tejidos y de revitalizar el corazón, el páncreas, el bazo y el hígado. Así mismo, ayuda a prevenir la arteriosclerosis e interviene en la fijación del calcio.
Consejos y curiosidades extraídos de: "La botica de la abuela"
























No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada